lunes, 6 de septiembre de 2010

Crónicas: Equipos de Ceremonias

El éxodo de los cubanos al exterior, a partir del propio año 1959, se convirtió en la Espada de Damocles de las logias. Sobre estas ha gravitado siempre el peligro que hermanos experimentados en el funcionamiento logial se marchen del país, viéndose afectadas las logias en su desenvolvimiento ritualístico y administrativo.

Las migraciones que más han afectado a las logias fueron las que se produjeron en las décadas de los años sesenta y setenta. La más masiva, la del año 1980 por Mariel, fue impactante para la masonería cubana, pero no produjo el daño de las de décadas anteriores. En igual sentido se comportó la del año 1994 por Guantánamo. Triste y desconsolador para las logias ver como hermanos de gran valía en sus filas abandonan el suelo patrio para sumarse a la cada día más creciente población de cubanos en la diáspora, privando por este fenómeno a las logias de sus útiles servicios.

La Logia “Montecristi” ha sufrido en carne propia estas migraciones. En los éxodos de las décadas de los años sesenta y setenta, muchos hermanos de conocimientos culturales y masónicos en “Montecristi” se marcharon de Cuba. A estos desmembramientos hay que agregarles a otros hermanos que desertaron de sus filas por temor a la intolerancia de la época, y algunos para sumarse a la nueva ideología en el poder.

Motivado por estas ausencias los trabajos de grados, honras fúnebres y otros rituales perdieron su brillantez, y algunos se vieron imposibilitados de realizarse. Así como su desenvolvimiento administrativo-legal y cultural fue grandemente afectado. Momentos existieron que para efectuar ceremonias de honras fúnebres se tenía que acudir a la Logia “Vida Espontánea” de San Cristóbal y para las exaltaciones al Sublime Grado de Maestro Masón a la Logia “Hijos de Antonio Maceo”, de Marianao, cuyos talleres muy fraternalmente acudían en ayuda nuestra.

VH:. Arsenio A. Rodríguez
Echevarría
A finales del año 1973 el VH:. Arsenio A. Rodríguez Echevarría, Venerable Maestro de “Montecristi”, auxiliado en su gran parte de hermanos de recientes ingresos, trabajó tesoneramente en la formación de los equipos de ceremonias. El trabajo fue incansable, se tuvieron que realizar infinidad de prácticas. Lográndose obtener equipos de ceremonias, tanto en el grado de Maestro Masón, como en el de Honras Fúnebres, de una calidad y brillantez absoluta.

Con el decursar de los años estos equipos de ceremoniales se fueron mejorando y se le introdujeron nuevas y novedosas formas, que le imparten más colorido y belleza. Atrás quedó la Logia “Montecristi” que tenía que recibir el auxilio de las logias hermanas para sus ceremoniales, y de las que siempre estará eternamente agradecida.

Muchas han sido las logias, que al conocer de la excelencia de sus equipos de ceremonias, le han solicitado que le efectúen ceremonias, sobre todo al grado de Maestro Masón y de honras fúnebres. “Montecristi” ha paseado por muchas logias de la provincia su flamante equipo de exaltaciones y de honras fúnebres. También logias habaneras se han trasladado a los valles palaceños para que le exalten al Sublime Grado de Maestro Masón a miembros de su cuadro. Al tesón, entusiasmo y sacrificio de sus miembros se debe este triunfo.

Crónicas: Embajada Cultural y Fraternal
de la Logia "Montecristi"


Fresco estaba aún en la memoria de algunos hermanos de la Logia “Montecristi”, las tenidas del Circuito Occidental y los beneficios que las mismas aportaron a la causa de la masonería.

 
Con el fin de rememorar aquellas cruzadas fraternales y dotar a las logias de un avivamiento, la Logia “Montecristi” puso en marcha en el año 1977, un programa titulado: “Embajada Cultural y Fraternal de la Logia “Montecristi”.

Todos los meses se le giraba visita a una logia distinta en la provincia pinareña. Para estas visitas, con comisiones muy nutridas, se alquilaban los servicios de un ómnibus o camión, a fin de que todos cupieran.

De antemano se le escribía a las logias comarcanas y se invitaba para la logia sede o anfitriona. Para estas visitas culturales y fraternales se preparaba un amplio y ameno programa cultural y de instrucción masónica en los tres grados.

Oratoria, trabajos culturales de contenido masónico o patriótico e instrucción masónica, eran desarrollados por los hermanos de “Montecristi”, con perfecta maestría. Estas embajadas fueron recibidas con mucho fervor fraternal y entusiasmo masónico. En algunas logias se le ofreció el mallete a “Montecristi” para que su Venerable Maestro presidiera los trabajos.
Crónicas: Asesoría Provincial


En la Sesión Anual de la Gran Logia, Marzo del año 1981, el IH:. Facundo P. Díaz Díaz resultó electo Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba. En su programa de trabajo introdujo la creación del cargo de Asesores Provinciales del Gran Maestro. Este novedoso cargo lo creaba con la intención de sentirse apoyado y aconsejado por un hermano en su trabajo de Gran Maestro, en cada una de las catorce provincias de la República de Cuba. A la vez el Asesor Provincial aglutinaría a su alrededor a los Diputados Grandes Maestros de Distrito y conformarían un cuerpo que respondería a los mejores intereses de la masonería en la provincia que se desarrollaban. Asesorando a las logias en su trabajo, absorviendo y resolviendo situaciones que se pudieran presentar.

IH:. Facundo P. Díaz Díaz
Para la provincia de Pinar del Río designó Asesor Provincial al hermano Jesús Marcos García Vázquez, Venerable Maestro de “Montecristi”. Su Madre Logia acordó calorizar y apoyar el trabajo de su Maestro como Asesor Provincial del Gran Maestro. El VH:. Jesús Marcos se hizo asistir en su trabajo de un grupo de hermanos de “Montecristi”, con conocimientos y experiencia en el trabajo que se proponían realizar.

Para un mejor trabajo y control de la Asesoría, la provincia de Pinar del Río se dividió en tres zonas: Pinar Occidental, Pinar Central y Pinar Oriental. Perteneciendo cada una de las 16 logias de la provincia a una de estas zonas, según su ubicación geográfica. Se mantuvieron reuniones en las zonas creadas por la Asesoría con los Maestros de Logias, Secretarios y Diputados de Distrito, con el objeto de conocer los problemas e inconvenientes que obstaculizaban a las logias en su buen desenvolvimiento, para asesorarlas y ayudarlas en su marcha. A estas reuniones asistía el equipo de “Montecristi” formado alrededor del Asesor.

Algunos y variados problemas que presentaban las logias en su desenvolvimiento fraternal, fueron definitivamente resueltos. Además, en estas reuniones se compartían con las logias hermanas fórmulas y métodos de trabajo puestos en funcionamiento en la Logia “Montecristi” y que habían dado óptimos resultados.
Venerable Hermano Jesús M. García Vázquez.
Ex-Venerable Maestro de la Resp.
Logia "Montecristi"

Para una rápida comunicación y actuación, se confeccionó un directorio telefónico, donde se poseía el número de teléfono de hermanos de las distintas logias y ellos poseían el número telefónico de la Asesoría. Por este sistema de comunicación las logias de inmediato recibían cualquier orientación necesitada y, a la vez, el Asesor Provincial conocía de situaciones surgidas en las logias, partiendo con prontitud, él y su equipo, a la logia en situación.

Se le efectuaron inspecciones a distintas logias con el propósito de asesorarlas en su trabajo logial-administrativo y en evitación de las contínuas multas del Registro de Asociaciones, por violaciones de las logias en su funcionamiento. Este trabajo, puesto en funcionamiento por la Asesoría de Pinar del Río, dio lugar a que años más tarde el IH:. Roberto L. Ferrer, siendo Gran Maestro, lo tomara como experiencia y lo llevara a todo el territorio nacional, como el programa “Auto-Inspecciones a las Logias”, realizada por los Asesores Provinciales y Diputados de Distritos.

Dentro del programa de la Asesoría, llevado a las reuniones zonales para su aprobación, estaba contemplado el celebrar todos los aniversarios de las logias pinareñas con espléndidos banquetes y la presencia de las demás logias vueltabajeras. Para estos actos aniversarios se buscó siempre la presencia del Gran Maestro, IH:. Facundo P. Díaz Díaz, quien en todas las oportunidades lo cumplimentó y haciéndose acompañar de grandes funcionarios. Además, de estos actos aniversarios y otros más, las logias fueron remosadas y pintadas. Demostrando al mundo profano que dentro de las logias había vida. Que la masonería en Pinar del Río estaba vigente y tenía razón de ser.

Crónicas: La Antorcha de la Fraternidad Palaceña 


Las tenidas de la Embajada Cultural y Fraternal de “Montecristi”, asi como el trabajo de la Asesoría Provincial causaron un extraordinario avivamiento de la masonería en la provincia de Pinar del Río. Convirtiéndose la provincia pinareña en la de mejores parámetros dentro del comportamiento masónico en el territorio nacional en los años 1982 y 1983.

El VH:. Modesto Fernández Reguera, Maestro de la Resp. Logia “Solano Ramos”, de los valles de Pinar del Río, con la intención de encontrar y poner en funcionamiento un movimiento que nuevamente sirviera para aglutinar y avivar a la masonería vueltabajera, invitó a todas las logias pinareñas para que lo acompañaran a la sesión del día 6 del mes de Junio del año 1984 en la Logia “Montecristi”. Asistiendo a esa sesión la casi totalidad de las logias de la comarca vueltabajera.

En esa sesión se acordó, a propuesta del VH:. Antonio Tabares Avila, por la Logia “Montecristi”, la creación y circulación por las logias de la provincia de una antorcha denominada “Antorcha de la Fraternidad Palaceña”, con el fraternal propósito de aglutinar en esas sesiones grandes cantidades de hermanos y con discursos alusivos tender a elevar el espíritu masónico, acercarnos más y arraigar en nuestros corazones el amor a la Fraternidad Masónica. Se designó el VH:. Carmelo Partagás Mesa, de oficio carpintero, la misión de construir la antorcha.

La antorcha en su marcha por los talleres de la provincia, alcanzó el éxito esperado. A ella le compusieron los poetas sus mejores odas, los oradores le ofrecieron lo mejor de sus cosechas. En su marcha por las logias del occidente del país la acompañaron entusiastas y laboriosos hermanos de valles habaneros y de otras provincias, quienes solicitaron su recorrido por el resto del territorio nacional.

La Resp. Logia “Martín Herrera” de La Palma, la recibió el dia 31 del mes de Julio del año 1984 y en esa sesión se acordó: “designar al VH:. José Montoro Céspedes, el Padre Espiritual de la Antorcha de la Fraternidad Pinareña” y que cada vez que se haga uso de la palabra en las sesiones de la antorcha, se hiciese mención a esta designación.

El día 15 del mes de Junio del año 1985, llega a la Resp. Logia “Dignidad y Virtud”, de los valles de Viñales. En esa tenida se acordó declarar la poesía presentada por el VH:. Ramón Valdés Amarán, miembro de la Resp. Logia “Roberto S. Reinhardt”, como el “Himno de la Antorcha” y que dicho himno sea declamado en todas las sesiones de la antorcha.

Decreto No. 770 del IH:. Roberto L.
Ferrer Rodríguez, Gran
Maestro de la Gran Logia de Cuba.
La Resp. Logia “Paz y Concordia” de la ciudad de Pinar del Río, en su sesión del día 12 del mes de Julio del año 1985, en una solemne y concurrida tenida, recibió la antorcha. En esa sesión se encontraba presente el Gran Maestro de la Gran Logia., IH:. Roberto L. Ferrer Rodríguez, a quien se le solicitó el apoyo y calor de la Gran Logia para la antorcha. En esa sesión se acordó circularla por todas las provincias de Cuba y que la primera logia que visitase al llegar a la provincia de La Habana fuera la Resp. Logia “Rafael María de Mendive”, en honor a que un distinguido miembro de ese taller ha acompañado a la antorcha en muchas de las tenidas pinareñas.

La Resp. Logia “Obreros de Occidente” de Puerta de Golpe, la recibe con fecha 10 del mes de Septiembre del año 1985 y en esa sesión se acordó dotar a la antorcha de reglas para su recepcíón y entrega. Se le asignó el VH:. Jesús Marcos García, Maestro de “Montecristi”, la misión de redactar este reglamento y que lo pusiera en conocimiento de los asistentes a la próxima sesión de la antorcha a celebrarse en la Resp. Logia “Vida Espontánea”, de los valles de San Cristóbal. Con fecha 10 del mes de Septiembre del año 1985, el IH:. Roberto L. Ferrer Rodríguez, Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, emite el Decreto No. 770, creando una comisión especial para coordinar la recepción e itinerario de la antorcha en su visita a las logias de Ciudad Habana. Designando para presidir esta comisión el IH:. Facundo P. Díaz Díaz, ex-Gran Maestro, y asistido de los hermanos, Jesús Fresno Rodríguez, Secretario de la Logia “Estrada Palma”, y José Ramón Valdés Busquet, maestro de la Logia “Hijos de América”.

El IH:. Facundo fue escogido para presidir la “Comisión Nacional de la Antorcha de la Fraternidad Pinareña” y cada vez que la antorcha iba a comenzar su recorrido en una provincia, el Gran Maestro dictaba un nuevo decreto y designaba a los Asesores Provinciales y Diputados Grandes Maestros de Distritos de esa provincia, para asistir al IH:. Facundo en su entusiasta y fraternal trabajo.

En el punto No. 8 de las reglas para la recepción y entrega de la antorcha se establece: “que cuando una logia reciba la antorcha se lo comunicara, a la mayor brevedad posible, por escrito a la Logia “Montecristi” con un breve recuento de la tenida, para tener actualizado el expediente de la antorcha y saber de su recorrido”.

Este expediente, que hoy se conserva en “Montecristi”, es voluminoso y el mismo nos dice por sus reseñas de las tenidas de la antorcha, del gran éxito de esta cruzada fraternal, que comenzó en “Montecristi” y tocó triunfante a las puertas de la Resp. Logia “Honor”, de Baracoa.

Himno de la Antorcha de la Fraternidad Pinareña
“Montecristi” en el cristal
de tu cielo depejado,
brilla un astro inmaculado,
ese es el sol fraternal.

De su fuego espiritual
una chispa se escapó,
la chispa se convirtió
en antorcha refulgente
y en los valles de occidente
su recorrido inició.

Fundaste la caravana,
de confraternización
y el sol del cielo masón
brilló en la Antorcha Martiana.

Vertiendo en llamas de grana
pensamientos de Martí
que llevarán del Rabí
el fraternal testimonio
del Cabo de San Antonio
a la Punta de Maisí.
Funerales Simbólicos,
Honras Fúnebres en Montecristi  




Honras Fúnebres al Hermano Benito Telesforo García.
Mayo, 1953. Guardia de Honor, (fila de la izq.) Al frente,
Hermanos Luis Fúster Crespo y Buenaventura Calderón.
(Fila de la derecha). Al frente, Hermanos Agustín Dorticós y
Oscar Ipsán. Los hermanos al fondo de las dos filas no
fueron identificados. Al frente el Hermano Dr. Félix
M. Fernández, que ocupó la Veneratura de la logia,
en los años 1954-59.


Grupo de hermanos durante los funerales simbólicos al VH:. Efrén R. Toledo
Valdés, en la Resp. Logia Montecristi. El Hno:. Toledo falleció en la
ciudad de Miami Springs, Florida, U.S.A., el mes de Mayo del año 1999.

Funerales simbólicos en la Resp. Logia "Montecristi", al VH:. Eleuterio
León Medina. El Hno:. Medina falleció en la ciudad de Nueva York, U.S.A.,
en el mes de Abril del año 1999.